Pasos para encontrar tu verdadero propósito de vida

0
228

Todos andamos nuestro propósito de vida.; asumimos que encontrarlo implica llevar una vida con pasión, haciendo algo que nos hace verdaderamente felices, y más importante aún, con un trasfondo más allá de nuestro beneficio propio.

La cuestión es que muchas personas no saben qué hacer con su vida, y se sienten mal por esto, olvidándose que la vida misma se trata de eso; de descubrir, probar, intentar, fallar y finalmente construir un proyecto que nunca tendrá final, y que siempre se podrá mejorar.

Deja de compararte:

Nadie tiene resuelto su futuro. Muchas personas viven pendientes de lo que hacen los demás, de cuánto ganan, de sus trabajos soñados y del crecimiento personal que han tenido.

Así que mi sugerencia es que te centres en tu proceso y dejes de pensar que los demás tienen su vida resuelta. Ten la seguridad que están igual que tú, sin saber muy bien lo que hacen, con un mar de dudas y apariencias que ocultan estos miedos.

El trabajo es un medio, no un fin:

Cuando piensas en tu trabajo como un medio, y no como un fin, entiendes que ese trabajo que no termina de llenarte, es una experiencia más que vives, buena o mala, la cual te deja grandes enseñanzas de vida.

Identifica qué puedes aprender de tu trabajo actual, ya que esto será fundamental para encontrar tu propósito de vida. Recuerda que lo primero es saber qué es lo que no te gusta.

Date permiso para probar cosas nuevas:

Antes de tomar una decisión regálate la oportunidad de probar cosas nuevas. Para esto debes utilizar eficientemente tu tiempo libre.

Pregúntate qué estás haciendo en tu tiempo libre; asiste a cursos de temas que te llaman la atención, compra un libro de algo interesante, aprende cómo crear un blog donde hables de tus experiencias personales, conoce personas nuevas de otros campos de conocimiento, haz cosas diferentes.

Está bien cambiar, retirarte y probar otras cosas:

Es normal que en esta búsqueda y construcción de un proyecto de vida que admires, cometas errores, tomes caminos que con el tiempo no eran los indicados, o simplemente cambies de opinión.

En muchas ocasiones, encontrar tu propósito de vida requiere que tomes riesgos, que confíes en ti mismo y des un paso hacia lo desconocido.

Tu propósito no es un golpe de suerte, es una disciplina:

El propósito de tu vida no es algo que te encuentras de la noche a la mañana, no es algo a lo que llegas después de pensarlo una mañana, o luego de una conversación.

Es el resultado de estar constantemente buscando nuevas actividades, oportunidades de negocio, conociendo nuevas personas, y cuando encuentres algo que te interese, dedicarte a practicarlo y perfeccionarlo.