Padres solteros: hombres interesados en la paternidad

0
407

No solo las mujeres están interesadas en tener una familia, lejos de lo que se pueda pensar, el hombre también está interesado en la paternidad, solo que en su caso es más difícil conseguirlo que siendo mujer. En este artículo te explicamos qué opciones que puedes tomar en cuenta si deseas ser padre soltero.

Divorciado, separado o viudo

Los padres solteros más comunes son aquellos que formaron previamente una familia con una mujer pero que por circunstancias de la vida ya no viven juntos. Cuando esto ocurre (salvo en el caso de la viudedad) el padre puede luchar por la custodia exclusiva o compartida de los hijos. El juez se encarga de valorar quién será la mejor opción para la custodia de los hijos. Clásicamente tenía preferencias la madre, pero actualmente ya no es así. Además, los hijos que dependen de su edad y madurez también pueden opinar y son tenidos en cuenta por el juez en el caso de que ambos padres sean solventes y estén capacitados (no solo el aspecto económico cuenta).

Adopción

Seguramente la adopción es la primera opción que se nos viene a la mente. Puede ser nacional como internacional, sin embargo, es complicado y la lista de espera es larga en ambas. Un hombre soltero lo tiene complicado porque a la hora de seleccionar la familia adecuada para el niño tienen preferencia las familias con dos progenitores y no monoparentales. También buscan una familia con una posición cómoda, es difícil competir con familias donde hay ambos miembros, primero porque si los dos trabajan la remuneración seguramente será mayor que la tuya y segundo porque, aunque solo trabaje un miembro en la pareja se supone que el otro tendrá más tiempo para estar con el bebé. Si tú trabajas necesitarás de alguien que lo cuide o viceversa.

Gestación subrogada

Tal vez sea el mejor método para que un hombre pueda criar solo a un bebé sin tener que dar cuentas a nadie. Será su hijo biológico y no tendrá que implicar a ninguna mujer en la vida del pequeño si no quiere. En estos casos, la mujer solo ofrece su vientre para gestar al bebé, pero no tendrá ningún tipo de derecho sobre él. Después del nacimiento, la gestante y el padre pueden seguir manteniendo contacto o no, si bien es cierto que, en muchos casos, el agradecimiento es tan grande que el vínculo permanece entre las dos familias. Además, con la gestación subrogada el óvulo no tiene por qué ser necesariamente de la mujer que ofrece el vientre, puede recurrir a una donante de óvulos para poder formar su propia familia.

En definitiva, ser padre soltero es difícil pero no debes desanimarte, si de verdad lo deseas considera alguna de las opciones anteriores, la paternidad es algo maravilloso y todo el mundo debería tener el derecho de poder elegir.