La sangre más rara y valiosa del mundo

0
1007

Si tratas de recordar tu tipo de sangre -si es que no estás habituado a tenerlo en mente- es muy probable que pensemos en… “¿mi grupo sanguíneo es A, B, AB u O? ¿Y era positivo o negativo? Pero el tipo de sangre es mucho más complejo que esto. Nuestras células rojas de la sangre se cubren constantemente de diferentes tipos de antígenos (se conocen actualmente unos 600), heredados de nuestros padres, que pueden ser divididos en 35 grandes grupos sanguíneos, siendo el más relevante el grupo ABO y el grupo Rh.

Los glóbulos rojos que conforman la sangre están recubiertos de unas proteínas llamadas antígenos. Entonces, la sangre tipo A solo tiene antígenos A, la sangre B solo tiene antígenos B, la sangre AB tiene ambos y la tipo O, ninguno de los dos.

Los glóbulos rojos además tienen otro tipo de antígeno, llamado RhD, que es parte de una familia conformada por 61 antígenos tipo Rh. Cuando la sangre tiene el RhD es de signo positivo, cuando no lo tiene es de tipo negativo.

Y de los 61 antígenos en el grupo Rhesus (proteína integral de la membrana de los glóbulos rojos), el más esencial es el antígeno D. A la hora de una transfusión de sangre, nuestro cuerpo por lo general sólo acepta sangre de células sanguíneas compatibles con los antígenos de estos dos grupos; esto se debe a las personas con sangre tipos A, B y O producen anticuerpos que atacan a los antígenos A o B reconociéndolos como no nativos de su cuerpo.

La sangre dorada

Es posible que hayas escuchado que el grupo sanguíneo AB es el más raro de encontrar. Si bien es cierto, si miramos las 8 combinaciones diferentes que podemos hacer con A, B, O y D + o D-, los porcentajes cambian un poco dependiendo de la etnia que estemos viendo, pero de acuerdo con la Escuela de Medicina de Stanford, un 0,6% de la población general tiene el tipo AB. A pesar de compartir en gran medida muchas combinaciones comunes, hay personas que poseen algunas extremadamente raras.

El caso en cuestión se dio en un hombre identificado como Thomas y cuyo caso fue expuesto en la revista Mosaic en 2014, lo anunciaba como “el hombre de la sangre de oro” o sangre dorada. Su sangre es especial no por los antígenos que posee, sino por todo lo contrario: no posee ninguno. Se denomina Rh nulo y se caracteriza por dar negativo en todos los antígenos de Rh. Solo 40 personas en el mundo poseen la “sangre más rara”.

La sangre Rh nulo puede ser un tesoro o un riesgo latente, según desde dónde se le mire.

Por una parte, es una sangre universal, pues puede ser donada a cualquier persona con tipos de sangre raros dentro del sistema Rh o con Rh negativo. Aunque solo se puede administrar en casos muy específicos, tiene una alta capacidad de salvar vidas.

Sin embargo, es casi imposible de conseguir. Por eso “es la sangre dorada”, como la llama el doctor Thierry Peyrard, director del Laboratorio Nacional de Referencia en Inmunohematología de París, citado en el artículo de Bailey.