La Inteligencia Artificial

0
269

La inteligencia artificial se ve como algo imperceptible, pero lo cierto es que cada vez está más presente en nuestra vida. En la actualidad, Google ha encontrado la manera de hacer que su inteligencia artificial progrese sin la presencia de seres humanos haciendo que domine la ley del más fuerte. Los celulares han sido el punto de inicio de la I.A. en nuestras vidas gracias a la cámara y a ciertos procesos de su sistema operativo. Sin embargo, está en muchos más objetos que utilizamos a diario y en otros que pronto utilizaremos de manera masiva, como los vehículos autónomos.

La I.A. de las grandes empresas es mucho más compleja y sirve para ayudarnos a sacar mejores fotografías; se encargan de analizar miles de millones de datos en un tiempo récord y; de hecho, si no tuviéramos programadas esas inteligencias artificiales, no se podrían realizar muchos de los cálculos que ahora se hacen en minutos con ordenadores convencionales en lugar de demorar varios años a mano. Google es una de las empresas que más dinero invierte en el desarrollo de la inteligencia artificial y, como leemos en Sciencemag,

uno de los equipos que opera con una de sus I.A. ha creado un algoritmo para hacer que la inteligencia artificial evolucione de manera similar a la de un humano.

Esto suena tan fascinante como terriblemente ficticio, el objetivo es crear una I.A. que sea capaz de crear protocolos y algoritmos que el humano no le ha enseñado a hacer, “pensando” de manera lógica como haríamos nosotros y evolucionando “prontamente”, además de hacer evolucionar a otras I.A. La I.A. principal tiene un nuevo algoritmo que le ordena buscar y mejorar otras inteligencias artificiales, pero es la “única” instrucción impuesta por los humanos.

La I.A. principal sabe que debe resolver un problema y a partir de ahí, va haciendo que otras inteligencias artificiales intervengan en el proceso. Cuando alguna lo consigue, la selecciona, desechando las I.A. incapaces de resolver el problema. A partir de ese punto, crea nuevos algoritmos sin intervención humana para seguir desarrollando la respuesta al problema previamente dado.

Es un paso adelante muy importante para el desarrollo de la inteligencia artificial, ya que nosotros pensamos de manera creativa para crear esos algoritmos, pero la I.A. es mucho más práctica y rápida en esta tarea, por lo que se equivoca menos y puede encontrar soluciones a problemas en los que los humanos podemos detenernos; eso sí, queda tiempo por delante para que esta I.A. esté terminada de momento es un proyecto, pero muy apasionante.