GUERRA COMERCIAL| Estados Unidos había alertado a sus aliados sobre los peligros de Huawei

0
305
Estados Unidos ha compartido sus preocupaciones respecto a Huawei con Alemania, Italia y España. / AFP

Washington sospecha que Beijing usa a la empresa china para conducir espionaje militar e industrial. 

A la luz de la reciente detención de una ejecutiva de la empresa china Huawei en Canadá, el diario español ABC informó que desde hace ya algún tiempo que Estados Unidos viene advirtiendo a sus aliados (entre ellos, Alemania, Italia y España) en los que tiene bases militares los peligros que supone usar tecnología de la empresa de telefonía china. Esto se basa en que Washington sospecha que Beijing usa a Huawei para conducir espionaje militar, industrial y político

Meng Wanzhou, quien además de ser la jefa financiera de Huawei, es la hija de su fundador Ren Zhengfei, fue detenida la semana pasada en Vancouver por pedido de un juez de Estados Unidos.

Wanzhou enfrenta cargos de fraude en Estados Unidos, debido a que les habría mentido a los bancos respecto al uso de una subsidiaria encubierta para vender productos tecnológicos a Irán, violando así las sanciones internacionales impuestas al país. La acusación formal es “conspiración para defraudar a múltiples instituciones financieras”, lo que podría conllevar una condena de 30 años de prisión. Hay un pedido de extradición en marcha, pero podría demorarse meses. 

La preocupación de Estados Unidos respecto de las actividades de Huawei tiene que ver con el hecho de que, si bien cuenta con satélites propios, en sus bases militares en el extranjero, debe usar la tecnología adoptada por cada país para sus redes comerciales. El Pentágono ha prohibido la venta de equipos Huawei en todas sus instalaciones, incluidas las bases en el extranjero. 

Fotografía de 2014 Meng Wanzhou, directora financiera de Huawei, mientras participa en el foro de inversión VTB Capital’s ‘RUSSIA CALLING’ en Moscú (Rusia). / EFE

Si bien la empresa sostiene que pertenece a sus 80.000 empleados, lo cierto es que la sospecha sobre la cercanía con el gobierno de China se debe a que su fundador Ren Zhengfei sirvió en el Ejército como especialista en tecnología. De acuerdo al libro The Party: The Secret World of China’s Communist Rulers (El Partido: El mundo secreto de los mandatarios comunistas de China), del periodista inglés Richard McGregor, la empresa ha recibido apoyo estatal en diversos momentos de su existencia. 

En línea con las preocupaciones del Pentágono, el Congreso de Estados Unidos también ha endurecido su retórica con respecto a la empresa china. Empleados del gobierno tienen prohibido comprar tecnología de Huawei, y también se han emitido advertencias a universidades y empresas respecto a los riesgos de asociarse con la empresa china. Algunos, como el senador republicano Marco Rubio, inclusive han pedido que se le prohíba a la empresa que opere en Estados Unidos.

El Centro correccional para mujeres Alouette, donde Meng Wanzhou está detenida. / REUTER

Como contracara de esto, Huawei está viviendo un boom en Europa. Ha ganado licitaciones en Inglaterra, Alemania y España, lo que ha generado preocupación en la Comisión Europea.

Andrus Ansip, comisario europeo para el Mercado Digital Único, declaró que los europeos deberían “estar preocupados” por empresas como la china. 

Huawei es el primer fabricante mundial de tecnologías para la comunicación, y el segundo vendedor mundial de celulares, solo por detrás de Samsung. Es también líder en el desarrollo de 5G, la tecnología de conexión que reemplazará a la actual 4G. 

Estados Unidos empezó a investigar a Huawei en 2012, cuando la empresa china empezó a presentarse a numerosas licitaciones para desarrollar plataformas tecnología en el país. La luz amarilla la dio un informe de la Cámara de Representantes, que alertaba que, al estar atada a la legislación china, Huawei estaba obligada a entregarle al gobierno chino toda la información que esta le solicitase. 

Trato inhumano

En tanto, China denunció este lunes el trato “inhumano” que se impone a la directora financiera de la compañía.

La detención de Meng provocó el repudio del gobierno chino, que convocó al embajador estadounidense, lo que aumentó la tensión entre ambas potencias.

En una declaración jurada, la dirigente de 46 años, que pide ser liberada, dijo estar recibiendo tratamiento por hipertensión en un hospital canadiense.

Según el periódico chino Global Times, cercano al poder y que no cita fuentes, “el centro de detención canadiense no le ofrece los cuidados de salud necesarios”.

“Pensamos que esto es inhumano y que viola sus derechos en tanto que persona”, dijo en una rueda de prensa Lu Kang, portavoz del ministerio chino de Relaciones Exteriores.

FUENTE: CLARÍN MUNDO