Enfermedades profesionales

0
357

Responde con un SI o NO a las siguientes preguntas:

  • ¿El domingo lloras de sólo pensar en que al otro día debes volver a trabajar?
  • ¿Tu autoestima está por el suelo y crees que eres incompetente?
  • ¿No logras cumplir las metas laborales?
  • ¿La frustración es tal que no puedes dejar de hablar de lo que vives a diario en el trabajo?
  • ¿La ansiedad te asalta, te duele el cuello, comes en exceso o fumas cada vez que puedes?
  • ¿La depresión te domina?
  • ¿No consigues dormir o sueñas con el trabajo?

Si respondiste SI a alguna de estas preguntas, podrías estar padeciendo “burn out”, “mobbing” o estrés laboral, enfermedades profesionales que se manifiestan en tus actitudes psicosociales. A continuación, te explicamos brevemente de qué se trata exactamente cada una.

Burn out

Es el síndrome del profesional “quemado” y se manifiesta en todas las personas que, a pesar de que hacen su mejor esfuerzo por destacarse en el trabajo, no logran ser reconocidas. La señal más clara de esta enfermedad es la frustración, sentimiento que aparece por la impotencia que genera no poder cambiar su situación laboral, no recibir los créditos por sus buenas ideas o por su formación académica y no ser tenido en cuenta pese a ser muy propositivo.

Mobbing

Conocido también como acoso moral; por lo general se hace notorio cuando el trabajador está inmerso en un ambiente hostil en el que es ofendido o humillado frecuentemente. Si bien en principio, esas actitudes son sutiles y pueden parecer ‘normales’, poco a poco se van haciendo más directas y evidentes.

Quienes utilizan este acoso como herramienta para intimidar, buscan además debilitar o aislar a la persona. Sus estrategias apuntan a dar mucho o muy poco trabajo al empleado, ponerle tareas por debajo de su categoría profesional, asignarle las peores responsabilidades y no darle los recursos necesarios para desempeñarlas, trasladarlo en contra de su voluntad, aislarlo física y profesionalmente, cambiarle las condiciones laborales y remunerarlo por debajo de su categoría.

Boss shouting at employee

El acoso es más evidente si se puede notar que el trabajador es víctima de burlas ‘inocentes’ sobre su aspecto físico, vida privada o creencias. También es constantemente descalificado haciéndolo ver estúpido o con problemas sicológicos. Cuando la persecución es abierta, la constante son los gritos, los insultos y las críticas permanentes.

Estrés

Anteriormente esta enfermedad era exclusiva de los altos ejecutivos que debían comandar con éxito las empresas. No obstante, ahora es una patología que se presenta a cualquier nivel y que tiene que ver con la tensión provocada por la cantidad de trabajo, la competitividad, el buen uso de las nuevas tecnologías y la necesidad de cuidar el puesto.

Consecuencias en la salud:

  • Dolores frecuentes en la espalda, el cuello y la cintura.
  • Migrañas cada vez más fuertes que conllevan, incluso, a la incapacidad.
  • Insomnio.
  • Caída del pelo.
  • Molestias en las articulaciones.
  • Alteraciones en la piel como erupciones o resequedad.
  • Bruxismo (Hábito inconsciente de apretar o rechinar los dientes que puede provocar molestias en diferentes partes de la cabeza).
  • Alteraciones digestivas.
  • Retención de líquidos.