ECUADOR| Música Independiente con gran fusión de géneros que ¡Debes conocer!

0
658
Crowds of people having fun on a music concert

El futuro de la música está en Ecuador. Todos los rincones de este pequeño país bendecido con la sabiduría de los Andes, la sabrosura de la costa pacífica y toda la magia de la selva, irradian sonidos únicos y experimentales que reclaman ser escuchados en todo el mundo.

Este artículo aborda la fusión del folclor y la música típica mezclada con sonidos contemporáneos, que logran una venosa combinación para bailar sin mente. Pasa por una serie de proyectos enmarcados en la psicodelia, el indie, el rock y folk. Una furia de rimas y toda la potencia musical, forjada en la mitad del mundo.

Swing Original Monks

Foto: OCESA/ José Jorge Carreón

Una banda que estimula el zapateo y el movimiento corporal impulsivo. Los reyes del ‘swing original’ tienen al Ecuador cantando sus canciones desde el 2010. Ellos se definen como la “banda que mezcla todo” y a eso suenan: san juanes, marimbas, champetas y contratiempos balcánicos se juntan todos entre saltos y momentos teatrales. Han recorrido todo el Ecuador y llevado sus sonidos a Estados Unidos y Europa, sus canciones son una alta dosis de delirio que pondrán al mundo a bailar al compás de los Monks.

Mateo Kingman

Foto: NOISEY/ Annia

Nacido en las afueras de Quito, la capital de Ecuador. Criado en la Amazonía, con influencias que van desde Simón Díaz hasta Nirvana, de Mercedes Sosa a Cypress Hill, apadrinado por AYA Records, la música de Mateo Kingman podría ser por sí sola una selva: espesa, abundante y diversa. Los pájaros, los senderos y la lluvia son elementos súper presentes en sus líricas. Los sonidos de las aves y de los riachuelos se contrastan con toques modernos de sintetizadores, percusiones que hacen que hasta el más escéptico mueva los pies.

La Máquina Camaleón

Foto: De Festival en Concierto

Desde Quito, es un grupo ecuatoriano de pop platónico, indie y con ecos de rock psicodélico. La máquina es operada por un ser que posee varias caras, facetas y personalidades que se sintetizan en “El Camaleón”: un tipo performático, energético y soberbio llamado Felipe Lizarzaburú, quien ha sabido manejar estratégicamente a su público. Online, ha establecido una interacción incesante y directa que apela al humor. Offline y sobre la tarima, presenta una puesta en escena fresca, rocanrolera y explosiva. Es como una ola que te empuja y no para de envolverte.

Da Pawn

Foto: Meet2Go

Da Pawn construyó su sonido bajo la idea del proyecto solista de Mauro Samaniego, su vocalista, y fue adquiriendo cuerpo hasta convertirse en una banda de seis miembros muy bien armada. Es una banda quiteña de indie, folk con tintes experimentales y Lo-Fi que desatan temas cargados de nostalgia y paisajes de atardeceres. Un concierto suyo no está completo sin el coro tímido del público que siempre acompaña la voz dulce de Mauro. Ahora se ha transformado también en una banda que transpira más rock y psicodelia, logrando una atracción sonora incuestionable.

Guardarraya

Foto: FB Guardarraya

Guardarraya, un nombre marcado por la espontaneidad, cuyo significado es: camino rural de tercer orden. Banda quiteña que tiene más de una década de recorrido musical, alberga un tipo especial de poesía melancólica en su música, que pinta paisajes en el alma. Podría tildarse a Guardarraya de neo-folclor, rock latino-fusión, neo-pasillo progresivo o cualquier otra cosa sin que llegue a definir con justicia lo que vive en sus melodías. A falta de una etiqueta “coherente”, ellos mismos decidieron darle a su música el apellido más apropiado de visceralurbanopopularmestizoalternativa.

Alkaloides

Foto: FB Alkaloides

Alkaloides nace en la ciudad de Quito en el año 2010. En su música hay una exploración hacia el post punk, indie rock y pop. Su material ha tenido eco en importantes medios como Mtv Iggy, Talent House, The 405, Indie Hoy, reconociéndolos como uno de los sonidos más refrescantes de la región. Les encanta hablar del espacio, de la mente de uno o de la mente de otro y de los procesos y percepciones que cada uno tiene. La diversidad de los temas, al igual que el estilo único que cada integrante aporta, es lo que define la identidad de la banda.

Los Corrientes

Foto: Roberto Ramasso

De la ciudad de Guayaquil, Los Corrientes se formaron durante el año 2010 para brindar algo nuevo y fresco a los oyentes. Sus letras donde se cuentan historias personales, sentimientos cotidianos, reflexiones con su propia perspectivas utilizan un juego de ritmos donde se encuentra Cumbia, Reggae, Rap, Rock, Salsa, Ska, entre otros, más allá de definirse como Pop urbano experimental. La característica banda de Guayaquil tiene una gran chispa y química con su público siempre están fieles a su principio, el que dice “El arte pertenece a la sociedad que lo inspira”.

Guanaco MC

Foto: Sebastián Flores Boada

El guanaco, un pequeño camélido de América del Sur que se extinguió en Ecuador, se volvió su tótem, su álter ego musical escupidor de palabras. Guanaco tiene un largo historial en la música ecuatoriana: más de veinte años de hacer lírica fugaz y enfrentarse al público desde las entrañas del hip hop, el reggae e incluso el metal. Nació y creció en Ambato, tierra de flores y frutas ubicada en el Ecuador. Con rap, hip hop, pop, música de cantina, mestiza y sonidos de los Andes, este rapero ecuatoriano, musicaliza identidad, curación y nostalgia.

Fuentes: Noisey, Ramasso Productora