Comida para el Cerebro

0
170

Se conoce la existencia de alimentos que ayudan a potenciar las funciones cerebrales, aunque su consumo debe encuadrarse dentro de una alimentación saludable y equilibrada. Debemos nutrir el cerebro correctamente para que pueda desempeñar óptimamente todas sus funciones.

A continuación podemos ver algunos alimentos importantes que el cerebro y nuestra vida agitada necesita.

Las grasas saturadas

Todas las grasas, incluidas las saturadas, nos proporcionan una forma concentrada de energía. Las grasas también son imprescindibles para transportar las vitaminas liposolubles (A, D, E y K) por el organismo y para proteger nuestros órganos vitales, incluido el cerebro. Todos sabemos a estas alturas que no se debe abusar del consumo de este tipo de grasas, pues tomarlas en abundancia provoca subidas peligrosas del colesterol, por lo que se recomienda un consumo máximo de no superior a un 10% de nuestra dieta diaria.

Las Frutas y verduras

Las frutas y las verduras son algunos de los alimentos más saludables para nuestra dieta en muchos sentidos. Son un gran aporte de vitaminas, fibra, agua, azúcares naturales, etc. Pero ahora sabemos que no es sólo nuestro cuerpo se beneficia de estos fantásticos alimentos. Un estudio reciente demostró que las personas que consumían un alto número de frutas y verduras tenían menor riesgo de desarrollar la enfermedad de Alzheimer, Muy beneficiosos son también los frutos secos, muchos de ellos nos ayudan a potenciar el funcionamiento cerebral, como las nueces, fuente de Omega 3, Omega 6 y Omega 9 , tan necesarios para el buen funcionamiento del mismo.

El Vino

El vino tomado con moderación nos aporta numerosos beneficios. El que vamos a tratar aquí es su influencia sobre la actividad cerebral. Al parecer el vino nos proporciona una mayor agilidad mental. Cerca de 70 estudios científicos recientes demuestran cómo el consumo leve o moderado de vino mejora la función cognitiva y la agilidad mental. Además, ingerirlo en pequeñas dosis previene contra la demencia. Se cree que se debe a que los antioxidantes del vino reducen la inflamación, impiden que las arterias se endurezcan (aterosclerosis) e inhiben la coagulación, mejorando así el riego sanguíneo cerebral.

Los pescados

Los pescados son una fuente rica de fósforo y en Omega 3. El fósforo es un mineral que ayuda a fortalecer el cerebro, especialmente, mejorando la memoria. En diversos estudios se ha podido observar que el consumo de este tipo de pescado protege frente el deterioro cognitivo asociado a la edad y también contra las isquemias cerebrales.

El Té verde

Esta tradicional bebida es un gran antioxidante, entre algunas de sus propiedades, podemos encontrar, por ejemplo, que ayuda a prevenir las enfermedades del corazón. En cuanto al cerebro, que es el tema que nos ocupa, sus componentes ayudan en el mantenimiento de la memoria, retrasando el daño causado por el paso del tiempo.